La Filosofía Montessori

Sin duda algunas veces como adultos nos cuestionamos si la educación que le estoy dando a los niños que están a mi alrededor es la “adecuada”, “mejor” si los hará “exitosos” …

Estamos viviendo momentos de cambios y transformaciones en todo el mundo, algunas nos llevan a reflexionar sobre nuestra función en el planeta y otros también nos molesta tanto que quieren movernos de nuestra zona de “confort”.

La educación sin duda es la forma en la que podemos llegar al conocimiento de nosotros mismos, pero no solo de nosotros de todos los que nos rodean, es decir los demás y cómo estamos relacionándonos podemos olvidar a nuestro entorno natural.

La educación o formación que pretendamos para nuestros hijos incluso siempre queremos encontrar aquello que se adapte mejor a nuestras características y capacidades personales, a nuestras necesidades, a nuestros recursos, pero olvidamos o nos desviamos en que esta educación es de un ser humano y por lo tanto no puede ser delegada a una sola persona hablamos de un trabajo en equipo que involucra a todos los seres que rodean a este niño.

Es por eso que la Doctora Montessori nos ofrece con su filosofía una forma de vida en la que está relacionada una visión integradora del individuo con su universo; no solo se enfoca a un simple método o sistema de enseñanza, por ello la formación ética y profesional que las guías deben tener así como el trabajo en equipo con sus pares y autoridades educativas; ya que la Doctora María Montessori a dedicado todo un capítulo; “Preparación de la educadora Montessori” en el libro: “La mente absorbente del niño  página 347”, para lograr un trabajo personal, una sensibilidad, humildad, amor, consciencia, respeto, autoestima, humanidad, humildad, etc. para estar en este proceso de formación con el niño. Sin duda alguna es un proceso de autoconstrucción que debemos llevar y del cual siempre debemos estar apoyadas y guiadas por todos los que nos rodean.

Todas las personas que han podido experimentar la filosofía se han dado cuenta de una u otra manera el asombro de grandes hallazgos y aportaciones en la materia educativa ya que coloca al niño desde su más pura esencia y naturaleza mostrándonos como dentro de él ya está todo lo que él necesita para llegar a ser quien es y por consecuencia el adulto que será, nuestro trabajo como adultos solo debemos irle proporcionando elementos que requiere para que se construya escuchando los dictados de su propia naturaleza.

La Doctora María Montessori nos dejó regalos tan grandes como los materiales científicos que podemos observar en los ambientes y los cuales podemos trabajar, analizar, disfrutar y sobre todos hacerlos nuestros a través de toda esta experimentación más allá de entender los conceptos de las diferentes áreas del conocimiento, sin embargo, esto no puede ser concebido como algo separado si no como un todo ya que todo conocimiento está relacionado con los demás “Educación Cósmica”.

Es por ello que solo nos queda sentirnos profundamente agradecidos por toda esa visión de la Doctora Montessori y hacernos partícipes en esta filosofía, pero también tenemos retos que enfrentar todos los días en el aula por desviaciones que provocamos y tener la humildad, fuerza, energía pasión y fortaleza de guiar a todos estos niños en su proceso de autoconstrucción, sin olvidar que tenemos que tener presente que esto es un trabajo en equipo.

Guía Montessori T1B

Elizabeth Ubaldo Cardoso



Comments are closed.