Sociedad por Cohesión

María Montessori plantea que el niño debe desarrollarse en un ambiente preparado para poder adquirir todas las herramientas posibles para una formación integral. Por ello, es que los adultos que lo rodean deben primero saber y observar en qué etapa de desarrollo se encuentran, cuáles son sus necesidades y características psicológicas y en base a esto  planear, para cubrir todo lo necesario.

Un niño de taller de los 6 a los 12 años,  se caracteriza por usar su razonamiento lógico y una tendencia a comunicar todo lo que le rodea, por lo tanto es un ser social por naturaleza y no solo le interesa saber su contexto más cercano, siempre querrá descubrir más allá de lo que pueda ver, con el uso de la imaginación puede construir los hechos de la historia del hombre y la adquisición de la cultura, está interesado en el funcionamiento y el para que de las cosas que suceden a su alrededor, empieza aquí su formación moral, quiere experimentar y probar para saber que está bien y que está mal. Los ambientes Montessori son un laboratorio de experiencias que le permiten gradualmente adquirir estas herramientas necesarias para su construcción como hace referencia María Montessori en el libro de la formación del hombre.”

Estas situaciones de aprendizaje constante, se dan en cualquier forma en un ambiente Montessori ya que existen niños de diferentes edades y esto permite que las experiencias se enriquezcan todo el tiempo, se forman equipos de trabajo para realizar las distintas actividades que se van presentando a lo largo de los 6 años que es la duración de la etapa de taller, puedes observar claramente cómo forman los hilos de  una sociedad que coexisten para vivir en armonía.

María Montessori plantea que los niños son la única esperanza para poder construir una sociedad que actué para el servicio del otro, de una manera digna y a favor siempre de la paz. Esto conlleva una gran responsabilidad por parte del adulto que acompaña al niño en su formación, y en definitiva nos exige una renovación de ideas concebidas en nuestra propia educación.

 

Por Lilia Adriana López Benítez Taller 1A



Comments are closed.